Tu farmacia en Arucas (Gran Canaria)
Visítanos
Camino del Matadero, 16
Llámanos
928 60 16 01
Escríbenos
info@farmacia-arucas.com
Horario
L-V, 09:00-13:30 / 16:30-20:00
Cuidas tus manos como se merecen - Blog - Farmacia Sabater

¿Cuidas tus manos como se merecen?

Las manos son una de las partes de nuestro cuerpo que más debemos de cuidar. Son muchos los expertos que afirman que para saber la edad de una persona basta con mirar sus manos, pues la exposición a la que se encuentran sometidas a lo largo de toda nuestra vida hace que sea inevitable las marcas de edad.

Unas manos bien cuidadas dicen mucho de nosotros. No solo en lo referente a la edad, sino también al tipo de vida y trabajo que tenemos o hemos tenido. Unas manos bien cuidadas son la mejor carta de presentación que vamos a poder tener nunca, sin embargo, si las dejamos sin los cuidados que se merecen, pueden causar una no muy buena impresión en momentos en los que sí que la necesitemos, como una entrevista de trabajo o una reunión formal.

Por la importancia que desprende el tener unas manos bien cuidadas, os dejamos cinco trucos con los que hacer de tus manos tus mejores aliadas en cualquier situación:

 

Trucos para lucir unas manos bien cuidadas

Utiliza guantes

Las tareas domésticas son uno de los mayores castigos que podemos infringir a nuestras manos. Intenta utilizar guantes siempre que puedas, pues el impacto negativo que provocan los productos químicos en nuestras manos pueden dejar marcas de las que ya no lograremos desprendernos a lo largo de nuestra vida.

 

Desde fregar platos hasta cocinar con productos muy calientes, el uso de guantes nos servirá de gran ayuda para dar a nuestras manos de una protección extra.

 

Crema hidratante

Si utilizas una crema hidratante natural, sin componentes químicos, podrás aplicarla en tus manos tantas veces como quieras. Lo idea es que la apliques cada vez que notes cierta sequedad o que las hayas sometido a algún castigo, como el lavar los platos con productos químicos.

La crema hidratante no solo te ayudará a que tus manos gocen de un mejor aspecto, sino que te aliviará de los dolores que pueden surgir fruto de los trabajos manuales intensos.

 

Utiliza guantes… en invierno

Si antes hablábamos de la importancia de utilizar guantes para fregar los platos o enfrentarnos a las tareas domésticas, con la llegada del invierno éstos tienen una importancia todavía mayor.

Utiliza guantes cuando los grados del mercurio comiencen a bajar, pues enseguida notarás como se te resecan las manos a consecuencia del frío. Unos buenos guantes harán que tus manos se mantengan calientes todo el día y que el impacto del frío sobre tu piel antes tenga ningún impacto negativo.

 

Protección solar

Del mismo modo que con el invierno debemos de proteger nuestras manos del frío, el verano y la incidencia del sol en nuestras manos hace que una de las normas de obligado cumplimiento sea el uso de protección solar.

 

Pese a que la protección solar está normalmente asociada al cuidado de la cara, lo cierto es que es igual de útil en otras muchas partes del cuerpo. En las manos, especialmente, cobra especial relevancia.

 

Exfolia tus manos

Uno de los mayores signos de envejecimiento está relacionada con cómo nuestra piel va evolucionando hacia una textura mucho más áspera. Unas manos ásperas son el mejor síntoma para darse cuenta de que las manos no han recibido todo el cuidado que se merecen.

A través de la exfoliación de manos lograremos evitar que las células muertas se vayan acumulando en nuestra piel, evitando esa sensación de dureza que desprenden unas manos ásperas y proporcionando un aspecto mucho más suave.

Si no tenemos ningún producto exfoliante en casa, no hay de qué preocuparse. Puedes exfoliarte cualquier parte del cuerpo con remedios completamente naturales. Por ejemplo, la sal gruesa es uno de los métodos naturales que más se usan en todo el mundo. La dureza del grano la convierte en uno de los mejores exfoliantes naturales que podremos encontrar en el mercado.

Procura no aplicar estos cuidados de manera esporádica, el buen aspecto de nuestras manos dependerá en gran medida de los cuidados que apliquemos a nuestras manos de manera diaria. Recuerda que el aspecto que desprenden nuestras manos es vital para transmitir una imagen segura, cuidada y profesional. Dale a tus manos el mismo que se merecen, ellas te lo agradecerán.

Blog - Farmacia Sabater - Las durezas en los pies - ¿Qué son y como tratarlas?

Las durezas en los pies y la importancia de quitarlas

Nuestros pies son esos pobres olvidados y no les damos los cuidados que seguro merecen. Vamos a conocer la importancia de quitar esas durezas que nos aparecen y así mantener nuestros pies bonitos y en buen estado de salud.

Las durezas de los pies ¿Qué son?

La comúnmente conocida como “dureza” es un engrosamiento de la piel debido a un aumento de células en la zona.

La causa de las hiperqueratosis es la presión o roce mantenido intermitente produciendo un desplazamientos de las capas de la piel, lo cual produce las durezas.

Las durezas pueden ser diferentes según la persona y suelen salir alrededor del talón o en el antepié. Estas zonas destacan por ser menos sensibles que el resto. Las durezas aparecen cuando la piel roza constantemente contra algo, como por ejemplo un tipo de calzado estrecho.

El andar siempre descalzo o someter al pie a la presión típica de cuando salimos a correr son cuestiones que pueden acelerar la formación de estas durezas. Se entiende entonces que los atletas sean más susceptibles a este tipo de problema.

¿Cómo debo quitar las durezas?

Para quitar las durezas te invitamos a que utilices la lima electrónica Velvet Smooth de Dr. Scholl, la cual encontrarás en nuestra farmacia. Gracias a esta lima con cabezales diferentes con cristales de diamante harás que la piel de tus pies esté lo más suave posible.

 

¿Por qué es importante?

Además de la confianza que te da para presumir de pies bonitos todo el año, quitar las durezas te ayuda a evitar que tu piel se seque, se hinche e incluso se agriete, algo que puede ser especialmente molesto.

 

¿Cómo puedo evitarlas?

Hay varias maneras de prevenir la formación de durezas en tus pies:
– Ponte siempre un calzado cómodo.
– Actúa contra los pies doloridos lo antes posible para evitar que se convierta en un problema mayor.
– Seca tus pies adecuadamente después de ducharte para así asegurar que tu piel se mantiene bonita y saludable.
– Sigue una rutina diaria de cuidado de los pies. Sin perder mucho tiempo y con un poco de esfuerzo diario puedes tener los pies como siempre has querido.
Ven y consulta en nuestra farmacia tu caso, te ayudaremos en todo lo que podamos.

Picaduras de insectos. ¿Qué debemos de hacer?

Con el aumento de las temperaturas se incrementa la población de insectos, y con ello aumenta la probabilidad de que nos pique uno de ellos.

Son más frecuentes y comunes las picaduras de insectos del tipo araña, mosquito, abeja o avispa,y según la circunstancia no suelen significar ningún tipo de peligro importante. Pero desde nuestra farmacia queremos ofrecerte algunos consejos para que sepas cómo actuar, minorando al máximo los posibles riesgos que ello puede acarrear, los cuales estamos seguros resultarán de ayuda.

Picaduras de insectos. ¿Qué debemos de hacer?

Mantener siempre la calma ante la situación que se produce. Así podremos pensar con claridad y actuar correctamente según sea necesario.

  • Identificar el insecto, siempre que sea posible. De este modo podremos describir al médico que nos atiende el tipo de insecto que nos provocó la agresión, haciendo más fácil el trabajo del profesional sanitario.
  • Si el insecto que nos atacó dejó alojado en nuestra piel el aguijón (como por ejemplo las abejas), lo primero que debemos de hacer es retirarlo ya que mientras que permanece en la piel está inoculando su veneno. Podemos valernos de algún elemento plano como del tipo tarjeta de visita, tarjeta de crédito, etc., aunque lo recomendable es unas pinzas. Debemos de hacerlo de forma segura y retirar todo resto del aguijón.
  • Se ha de higienizar muy bien la zona de la picadura.
  • Para ello deberemos de lavar a conciencia con agua y jabón, siendo recomendable aplicar un antiséptico específico posteriormente. Con ello haremos prevención para evitar en la medida de lo posible de que surjan daños más importantes en la zona por propagación de infección.
  • Se puede aplicar un medicamento tópico para aliviar las molestias, siempre que sea necesario, pero este ha de estar siempre indicado por un médico o profesional sanitario.
  • Para calmar la zona se puede aplicar frío local. Para ello podremos utilizar un paño húmedo o también hielo envuelto en un paño, evitando contacto directo con la piel a fin de evitar quemaduras por frío extremo.
  • Hemos de prevenir las infecciones posteriores a la picadura. Se ha de mantener la zona correctamente higienizada y libre de posibles bacterias, utilizando para ello un antiséptico local, jabones anti-bacterias o cremas específicas.
  • Siempre se ha de estar muy atento a posibles síntomas posteriores, tales como: fiebres, mareos, vómitos, desvanecimientos y todo aquello que se pueda entender como fuera de lo común. En estas circunstancias se ha de acudir de forma urgente a un centro médico.

 

 

 

 

 

 

El primer baño de nuestro bebé

El primer baño del bebé. Un momento placentero.

¡Qué bien! Nuestro bebé va a tomar su primer baño.

Es normal que en este momento te surjan dudas de como se ha de tratar al bebé en su primer baño, pero verás que es muy sencillo.

Te abordarán preguntas como ¿Cuál es la temperatura idónea del agua para el peque? ó ¿Cómo le he de sostener?. Vamos a ver algunos puntos.

Los preparativos

Antes de disponer a meter al agua a tu bebé deberás de tener preparados todos los elementos o artículos necesarios, como por ejemplo:

  • Toalla bien seca y suave
  • Jabón adecuado a su piel
  • Esponja suave
  • Bastoncillos de algodón
  • Algodón
  • Crema hidratante
  • Pañal
  • Crema o pomada contra erosiones en la piel
  • Polvo de talco
  • Colonia especial bebés
  • Cepillo para cabello con cerdas muy suaves
  • Vestimenta según necesidad

 

¿Dónde bañarle?

El primer baño del bebé

Puede ser que el baño lo quieras realizar en la bañera para adultos, pero no es recomendable por los riesgos que puede entrañar por la cantidad de agua necesaria y también al tener al bebé demasiado expuesto a grandes movimientos posibles. Además que tu postura durante el baño se ve totalmente forzada e incómoda, por lo que no podrás disfrutar de este momento tan especial con tu pequeño.

Para el bebé es recomendable utilizar una bañera específica para los más pequeños, la cual te permitirá colocarla en una superficie estable y a tu altura de comodidad. También la bañera puede venir con su propia estructura de patas.

Este tipo de bañera te permitirá poner el agua necesaria y recomendable, que es una altura de unos 5 a 7 centímetros. Este agua ha de tener una temperatura media adecuada, que estaría entre 36,5 ºC y 37,5 ºC. Sin embargo, hay que prestar mucha atención a esto, ya que los bebés son mucho más sensibles a los cambios de temperatura.

El recinto o habitación donde quieras realizar el baño ha de estar aclimatada y evitar en toda medida las corrientes de aire, ya que nuestro pequeño podría constiparse.

¿Cómo practicar el baño?

El baño se ha de realizar de forma cuidadosa pero a la vez firme. Será importante el no alargar excesivamente el tiempo de baño, evitando así que el agua se enfríe provocando malestar al bebé.

  • Sumerge al bebé poquito a poquito en su bañera, utilizando una de tus manos para dar sujección a su cuello y cabeza. Una buena forma es la de pasar tu brazo (si eres diestro/a se recomienda pasar tu antebrazo por su espalda) sujetándole y haciendo que tu brazo resulte un respaldo a su espalda y cuello-cabeza.
  • De vez en cuando toma agua de la bañera con una jarrita o taza de material plástico y vierte el agua en su cuerpo, evitando así que se enfríe.
  • Enjabona con el gel o jabón más adecuado a su piel, con poca cantidad, para evitar que el jabón le reseque su delicada piel.
  • Frota su cuerpo con tu mano, toalla suave o esponja muy suave.
  • Lava su cabeza con suavidad, usando para ello una toalla mojada y con jabón.
  • Lava su cara y ojos con una bolita que hagas con algodón mojado con agua.
  • Si observas en la zona de ojos o nariz alguna secreción que esté reseca, moja por varias veces estas zonas con la toalla mojada para ablandar antes de que procedas a su total limpieza.
  • Pasa al enjuague del pequeño. Utiliza la jarrita de plástico con agua limpia para retirarle todos los restos de jabón que le hayan podido quedar.
  • Saca de la bañera al bebé y llévalo a una superficie firme y cubierta por una toalla seca con capuchita y a ser posible atemperada.
  • Envuelve al pequeño en dicha toalla y cubre su cabeza, frotando de forma suave todo su cuerpo.
  • Observa sus orejas, y procede a su limpieza evitando introducir los bastoncillos en el espacio de su tímpano.

 

Una correcta hidratación. Fundamental

Ahora que tenemos bien seco a nuestro pequeño es importante que le hidratemos su piel de forma adecuada, utilizando para ello alguna de las cremas hidratantes que podrás encontrar en nuestra farmacia.

Las zonas íntimas y donde más rozadura puede llegar a provocar el pañal, son muy importantes.

Quemaduras solares - Prevención

Las quemaduras solares

Las quemaduras solares son muy habituales y nos causan serios daños a nuestra piel, por lo que debemos de tener especial cuidado con ellas.

Hemos de evitar que estas quemaduras se produzcan y el mejor método es el aplicar una correcta prevención con cremas protectoras con factor de fotoprotección.

El consumo excesivo de los rayos solares puede llegar a provocar un envejecimiento prematuro de nuestra piel.

También puede resultar el punto de origen de que se desarrolle un cáncer de piel o melanoma.

¿De qué tipos pueden ser las quemaduras solares?

  • Quemaduras de primer grado.
  • Quemaduras de segundo grado.

¿Cómo reconocer el grado de la quemadura?

  • De primer grado:
    • Las quemaduras de primer grado se caracterizan por una descamación en la parte superficial de la piel, que es la epidermis y se identifican por enrojecimiento, hinchazón y dolor.
  • De segundo grado:
    • Las quemaduras de segundo grado, que son más graves que las anteriores, afectan tanto a la epidermis como a la dermis, que es la capa más profunda.

Estas quemaduras suelen producir ampollas en la piel.

Hemos de destacar la importancia de la prevención, pero en caso de que ya hayáis padecido una quemadura estos consejos os resultarán interesantes:

  • Podemos sumergir la zona quemada en agua fría durante diez minutos.
  • Podemos utilizar apósitos, un paño o una compresa empapada en agua fría y aplicarla sobre la quemadura.
  • Debemos limpiar la quemadura con agua jabonosa, teniendo en cuenta que hay que evitar apretar para no irritar esa piel.
  • Si no hay herida abierta, podemos aplicar algún producto que favorezca la cicatrización y la regeneración.
  • En el caso de que aparezca ampolla, no conviene romperla, porque esa herida se podría infectar.
  • Si se rompe la ampolla, conviene retirar la piel con ayuda de unas pinzas esterilizadas.
  • Y por último, podemos aplicar una gasa que proteja la quemadura y evite que se pegue a la ropa.

Debemos tener presente que los síntomas de las quemaduras solares normalmente son temporales, pero el daño que hemos ocasionado a las células de la piel es permanente.

No te olvides, Prevención y Fotoprotección.

Y recuerda, pregunta siempre a tu farmacéutico de confianza, él te informará sobre esta cuestión o cualquier otra duda que tengas.