Tu farmacia en Arucas (Gran Canaria)
Visítanos
Camino del Matadero, 16
Llámanos
928 60 16 01
Escríbenos
info@farmacia-arucas.com
Horario
L-V, 09:00-13:30 / 16:30-20:00
El baño del bebé es su momento de relax - Blog - Farmacia Sabater

El baño del bebé es su momento de relax

El baño del bebé es su momento de relax y suele ser una de las grandes dudas que tenemos cuando nace nuestro hijo. ¿Cómo y a qué hora es mejor darle el baño?

Lo cierto es que sobre esta pregunta podéis encontrar una gran cantidad de literatura al respecto, desde que lo mejor es bañarlo por el día, para aprovechar y que esté más despierto, hasta que la práctica más recomendable es hacerlo por la noche, que es cuando va a estar más cómodo y relajado.

 

Es importante entender que el momento del baño, lejos de ser una molestia, se convierta en unos cuantos minutos que tenéis a solas con vuestro hijo. Especialmente en los primeros días de vida, en el que solemos estar rodeados de gente durante los primeros días, el momento del baño quedará reservado para nosotros, como padres. Y es una buena oportunidad para comenzar a establecer una serie de vínculos afectivos con él.

 

Sin embargo, al margen de todo esto, el baño debe de ser un momento que tiene que servir para que nuestro hijo se relaje, esté cómodo, juegue con el agua y juegue con nosotros… En resumen, el baño del bebé debe de ser un momento para él.

 

¿Cuándo debo de bañar a mi hijo?

No hay ninguna hora que sea perfecta para bañarlo. Sin embargo, sí que es importante que intentemos tener un rutina y bañarlo siempre a la misma hora. Sin duda, es una de las primeras costumbres que podemos inculcarle, la rutina del baño. De este modo, nuestro hijo siempre sabrá que tiene un momento reservado para él todos los días.

 

El baño puede ser uno de los mejores momentos para comenzar a conocer a nuestro pequeño. Si vemos que es muy inquieto, quizá lo mejor sea lavarlo por la noche, que estará más cansado. Si, por el contrario, es muy tranquilo, quizá por la mañana sea el mejor momento.

 

No importa cuándo, lo mejor es tener la seguridad de que vamos a poder dedicarle el tiempo que se merece, sin importar la franja horaria en la que estemos.

 

¿Cómo le preparo para el baño?

Lo primero que debemos de asegurar es que el agua tenga la temperatura adecuada para que nuestro hijo disfrute del momento. Hay que tener en cuenta que los niños son muy sensibles y lo que para nosotros puede ser el agua templada, para ellos puede estar demasiado fría o demasiado caliente. Por ello, un termómetro nos ayudará a ver la temperatura. Un baño de entre 22 y 25 grados sería perfecto.

 

Antes de meter a nuestro hijo en la bañera, debemos de asegurarnos que tenemos todo lo que podamos necesitar durante el baño al alcance. Toallas, cremas, jabones… Ya que es uno de los momentos en los que bajo ningún concepto podremos dejarlo solo.

 

Mímalo

El baño será uno de los momento más relajantes para el niño. Tenemos que aprovechar este momento, no solo para asegurarnos de que nuestro hijo quede bien limpio, sino para acariciarlo y darle pequeños masajes con la palma de nuestra mano.

Es importante que prestemos especial atención a los ojos, evitando al máximo que le pueda entrar jabón.

Es la mejor forma de comenzar a mimarlo, de que se sienta cuidado y de que comience a establecerse un vínculo entre el padre, la madre y el hijo.

 

El momento del baño debe de ser un momento reservado exclusivamente para nuestro hijo, para que se relaje, juegue y disfrute. Es importante reservarnos un momento del día para él. Éste será uno de los recuerdos que se queden en la memoria para el resto de nuestras vidas.

El primer baño de nuestro bebé

El primer baño del bebé. Un momento placentero.

¡Qué bien! Nuestro bebé va a tomar su primer baño.

Es normal que en este momento te surjan dudas de como se ha de tratar al bebé en su primer baño, pero verás que es muy sencillo.

Te abordarán preguntas como ¿Cuál es la temperatura idónea del agua para el peque? ó ¿Cómo le he de sostener?. Vamos a ver algunos puntos.

Los preparativos

Antes de disponer a meter al agua a tu bebé deberás de tener preparados todos los elementos o artículos necesarios, como por ejemplo:

  • Toalla bien seca y suave
  • Jabón adecuado a su piel
  • Esponja suave
  • Bastoncillos de algodón
  • Algodón
  • Crema hidratante
  • Pañal
  • Crema o pomada contra erosiones en la piel
  • Polvo de talco
  • Colonia especial bebés
  • Cepillo para cabello con cerdas muy suaves
  • Vestimenta según necesidad

 

¿Dónde bañarle?

El primer baño del bebé

Puede ser que el baño lo quieras realizar en la bañera para adultos, pero no es recomendable por los riesgos que puede entrañar por la cantidad de agua necesaria y también al tener al bebé demasiado expuesto a grandes movimientos posibles. Además que tu postura durante el baño se ve totalmente forzada e incómoda, por lo que no podrás disfrutar de este momento tan especial con tu pequeño.

Para el bebé es recomendable utilizar una bañera específica para los más pequeños, la cual te permitirá colocarla en una superficie estable y a tu altura de comodidad. También la bañera puede venir con su propia estructura de patas.

Este tipo de bañera te permitirá poner el agua necesaria y recomendable, que es una altura de unos 5 a 7 centímetros. Este agua ha de tener una temperatura media adecuada, que estaría entre 36,5 ºC y 37,5 ºC. Sin embargo, hay que prestar mucha atención a esto, ya que los bebés son mucho más sensibles a los cambios de temperatura.

El recinto o habitación donde quieras realizar el baño ha de estar aclimatada y evitar en toda medida las corrientes de aire, ya que nuestro pequeño podría constiparse.

¿Cómo practicar el baño?

El baño se ha de realizar de forma cuidadosa pero a la vez firme. Será importante el no alargar excesivamente el tiempo de baño, evitando así que el agua se enfríe provocando malestar al bebé.

  • Sumerge al bebé poquito a poquito en su bañera, utilizando una de tus manos para dar sujección a su cuello y cabeza. Una buena forma es la de pasar tu brazo (si eres diestro/a se recomienda pasar tu antebrazo por su espalda) sujetándole y haciendo que tu brazo resulte un respaldo a su espalda y cuello-cabeza.
  • De vez en cuando toma agua de la bañera con una jarrita o taza de material plástico y vierte el agua en su cuerpo, evitando así que se enfríe.
  • Enjabona con el gel o jabón más adecuado a su piel, con poca cantidad, para evitar que el jabón le reseque su delicada piel.
  • Frota su cuerpo con tu mano, toalla suave o esponja muy suave.
  • Lava su cabeza con suavidad, usando para ello una toalla mojada y con jabón.
  • Lava su cara y ojos con una bolita que hagas con algodón mojado con agua.
  • Si observas en la zona de ojos o nariz alguna secreción que esté reseca, moja por varias veces estas zonas con la toalla mojada para ablandar antes de que procedas a su total limpieza.
  • Pasa al enjuague del pequeño. Utiliza la jarrita de plástico con agua limpia para retirarle todos los restos de jabón que le hayan podido quedar.
  • Saca de la bañera al bebé y llévalo a una superficie firme y cubierta por una toalla seca con capuchita y a ser posible atemperada.
  • Envuelve al pequeño en dicha toalla y cubre su cabeza, frotando de forma suave todo su cuerpo.
  • Observa sus orejas, y procede a su limpieza evitando introducir los bastoncillos en el espacio de su tímpano.

 

Una correcta hidratación. Fundamental

Ahora que tenemos bien seco a nuestro pequeño es importante que le hidratemos su piel de forma adecuada, utilizando para ello alguna de las cremas hidratantes que podrás encontrar en nuestra farmacia.

Las zonas íntimas y donde más rozadura puede llegar a provocar el pañal, son muy importantes.